ALIMENTOS FUNCIONALES: PETIT SUISSE

Los alimentos funcionales son aquellos a los cuales se les añade algún compuesto de forma artificial para mejorar sus características alimenticias y supuestamente mejorar la salud del consumidor.

Estos alimentos gozan de una amplia publicidad que no es del todo fiable y un notable encarecimiento del precio respecto a otros productos del mismo tipo supuestamente debido a todo el proceso de añadir nutrientes

Un buen ejemplo de estos alimentos son los archiconocidos petit suisse. Los petit suisse son un tipo de queso fresco obtenido de la coagulación de la leche retirándole el suero, esto hace que la concentración de nutrientes que tiene el producto sea bastante más alta que en la leche natural.

Este producto está enfocado a los niños, con un formato en packs de 6 envases minúsculos, aunque recientemente salieron al mercado en otros formatos.

El punto fuerte y el problema de este producto es su promoción, la publicidad ataca a las madres donde más les duele, la salud de sus hijos, con frases del tipo “Para que tus hijos crezcan fuertes y sanos dales 2 petit suisse de merienda” y después una lista de todo lo que tienen: calcio, proteínas, vitaminas, minerales… que los tienen, pero no de esa forma exagerada, además de no informar de lo malo, porque al ser leche concentrada, la grasa saturada de la leche también aparece concentrada y eso causa obesidad y enfermedades cardiovasculares, luego aparecen representaciones artísticas de cómo el producto construye el cuerpo de los niños y los hace fuertes, las madres se lo creen y atiborran a los niños de petit suisse, obteniendo niños gordos y más bien poco saludables, además los añadidos de calcio son de procedencia química, cuyo beneficio para el organismo está en duda. Pero sin duda lo peor es que se fomente la ignorancia popular al engañar a las madres preocupadas por sus retoños para que consuman abusivamente un producto, y cualquier cosa en exceso es mala, digan lo que digan los anuncios.

Advertisements

Unha resposta a “ALIMENTOS FUNCIONALES: PETIT SUISSE

  1. Esa práctica en la publicidad es pan nuestro de cada día. Otros anuncios que formarían parte de lo que conocemos como “publicacidad engañosa” es el del Actimel, donde se inventan que en el intestino hay unos poros (¿?) y que a través de ellos entran los gérmenes, y que con el actimel se tapan (¿¿¿????). ¿Pero qué chorrada es esa? Ni poros ni gaitas! Si uno tiene esos poros de los que habla la presentadora estará en el hospital, menuda chorrada!
    Otro anuncio escandaloso: el de McDonald’s. Se ve un partido de fútbol. Los niños que ganan se burlan de los otros niños, que tienen cara desconsolada. Música caribeña para darle aire festivo. De repente, llega un adulto para darle a todos los niños del equipo perdedor su “Happy meal” (comida feliz, menuda coña), y la cara de los niños cambia completamente. Ahora están contentos y sonrien. Los otros niños miran atónicos y con caras largas, ¡ellos no tienen su happy meal!!!!”. El slogan final es lo mejor: “qué poco cuesta hacerlos felices”. Cagate el lorito! Pero bueno, qué felices ni qué puñetas???? Engañando a todo dios! Mi hijo me pide un “happy meal” para ser feliz y le arreo a verduras y hortalizas hasta que se muera. Vamos! Y después dejan caer lo de la declaración de la Asociación Española de la Comida Basura, que dice que sus productos ofrecen gran calidad y seguridad. Manda huevos!
    La publicidad en la alimentación asusta, sobre todo con los niños! Y no entiendo que el gobierno permita que exista este tipo de publicidad, jugando con los niños!
    Venga, un saludo!

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s